tabaco recuperado por la Policia Nacional en una nave de Leganes

Agentes de Policía Nacional han recuperado 420.000 cajetillas de tabaco, valoradas en 1.764.000 euros, procedentes de varios robos a transportistas en Madrid, en una operación en la que han sido detenidas once personas.

En junio se produjo un primer atraco a un transporte de tabaco en la localidad madrileña de Leganés, en el que participaron varios individuos provistos de un arma de fuego y un objeto punzante. Tras seguir al camión hasta el punto planeado para el asalto, lograron detenerlo mediante colisiones y peligrosas maniobras e intimidaron con un arma de fuego al conductor y a su acompañante para que bajaran del vehículo, los abandonaron en plena carretera.

Regresaron a la nave, localizada posteriormente en la localidad de Leganés, en los vehículos junto con el camión con la carga de tabaco valorada en 500.000 euros, que fue rápidamente distribuida a los receptadores, que han podido ser identificados posteriormente. Estas personas contaban con una importante infraestructura que permita el almacenamiento y posterior distribución de las cajetillas robadas.

Durante el asalto, se llegaron a emplear inhibidores de frecuencia para inutilizar los sistemas de posicionamiento GPS instalados en los vehículos por parte de las empresas logísticas para su control.

Posteriormente en julio se efectuó un segundo robo, en el que vestidos de guardias civiles, los asaltantes consiguieron otro cargamento de 520.000 cajetillas de tabaco, valoradas en más de 2.000.000 de euros.

Tras diversas gestiones de investigación se ha identificado y detenido al autor del robo, así como de los responsables de la receptación y distribución del tabaco sustraído, el mismo grupo que se ocupó de “dar salida” al tabaco robado un mes antes.

Gran parte de lo robado, se ha recuperado en una nave de la localidad de Velilla de San Antonio, en concreto 420.000 cajetillas de tabaco valoradas en cerca de 1.800.000 euros.

Finalmente, la investigación se ha saldado con la detención de 11 personas, seis de nacionalidad española, cuatro de Rumanía y uno natural de Colombia, en Madrid y en las localidades madrileñas de Parla, Coslada y Torrejón.