Red Tortuga, empresa dedicada a servicios para profesionales del transporte internacional, ha habilitado en sus estaciones de servicio de Mercabarna y Solsona, el suministro de gas licuado de petróleo, a fin de ampliar su servicio para turismos, furgonetas y vehículos comerciales.

Actualmente, existen cerca de 500 estaciones de servicio de estas características en España y se prevé que se duplique la cantidad hasta el 2017. Se calcula que su uso en el 10% del parque automovilístico europeo reduciría la emisión de 350 millones de toneladas de dióxido de carbono hasta el 2020.

Este tipo de combustible es un gas licuado del petróleo que puede usarse en todo tipo de vehículos, tanto coches y furgonetas como carretillas elevadoras. Su uso alarga la vida de los motores y reduce el consumo de aceite, lo que supone un ahorro considerable en el mantenimiento y se obtiene el mismo rendimiento.

Desde la compañía esperan que esta medida aporte un gran valor estratégico a la marca debido al tráfico de transportistas y taxis que se da tanto en Mercabarna como en Solsona, donde ha instalado dos.

De esta manera, la empresa consolida su plan de expansión y sigue una ampliación paulatina de su público objetivo de cara a las necesidades venideras del mercado del transporte.