GNL puerto Ferrol

El comité de Reganosa piensa que se les está sometiendo a un acoso fruto de «una estrategia empresarial«.

Enagás quiere construir en Asturias el mismo proyecto que Reganosa tiene en marcha en Galicia con la terminal de Gas Natural Licuado del puerto de Ferrol. Así lo aseguran desde el comité de la empresa gallega, que explica que la compañía energética está intentando «legalizar y deshibernar» una planta construida en Gijón que nunca ha llegado a funcionar y que quieren convertir en un hub de GNL.

Además, en su opinión «se ha quitado la careta» al presentar formalmente alegaciones en la evaluación ambiental de la terminal de Mugardos y reclamar la realización de nuevos trámites. Lo ha hecho, dicen ellos, «sin rubor«, pues ha comparecido en el proceso como titular de la planta de Gijón y ha pedido que le sea reconocida la condición de interesado.

Al ser Enagás dueña de todas las terminales de GNL del país salvo de la gallega, podría controlar todas las infraestructuras que están disponibles a nivel nacional si consigue sacarla «fuera del mapa«.

Por ello, desde Reganosa sostienen que está intentando retrasar la evaluación ambiental y que comparte la estrategia del Comité Ciudadano de Emergencia para la Ría de Ferrol, pues ha exigido un estudio que justifique la aceptación social del proyecto, «algo que esta compañía nunca hizo para sus plantas en operación«.

Para la empresa gallega, el procedimiento ha sido «de manual«, pues una asociación con la que Enagás tiene un vínculo ha mantenido la litigiosidad durante muchos años, y ahora son ellos los que piden que se repare precisamente en esa litigiosidad.

Estrategia empresarial

El comité sigue pensando, tal y como denunció a principios de octubre, que se les está sometiendo a un acoso fruto de «una estrategia empresarial» y recuerdan que «los hilos los mueven poderes con intereses ajenos a Galicia», pues el capital de Enagás «es extranjero en un 73%» .

En esta línea, advierten de que están utilizando a colectivos contra un procedimiento administrativo «para acabar con su competencia y acaparar todas las infraestructuras gasistas en España«.