La Agencia de Reino Unido para la Regulación de Conductores y Vehículos, DVSA, ha publicado una nueva guía de ayuda para ayudar a los ciudadanos a denunciar a las empresas y conductores de camiones, autobuses o autocares que estén infringiendo la normativa.

El objetivo de este organismo, dependiente de la administración británica, es recabar información sobre los incumplimientos en materia de tiempos de conducción, exceso de carga o transporte de mercancías peligrosas sin permiso.

También podrán denunciarse, entre otras cosas, la utilización en carretera de vehículos que no cumplen con los debidos requisitos de seguridad o el uso de dispositivos que pueden alterar los datos sobre la emisión de gases nocivos para el medio ambiente.

Desde Reino Unido, tienen previsto utilizar estas denuncias y pruebas facilitadas por los usuarios para tomar medidas contra aquellos conductores que estén incumpliendo la ley y poniendo en peligro al resto de usuarios de la carretera.