Renault Group ha puesto en marcha una ‘joint-venture’ junto a Plug Power, especialista en soluciones de hidrógeno llave en mano, para desarrollar una tecnología complementaria a la oferta eléctrica, garantizando una autonomía de hasta 500 kilómetros, así como un tiempo de recarga rápida de tres minutos.

Los vehículos comerciales ligeros necesitan, para determinados usos, una mayor autonomía y un tiempo de reabastecimiento más corto, con unas exigencias de carga y volumen para las que las pilas de hidrógeno representan la solución idónea.

La nueva marca Hyvia, participada a partes iguales por ambos socios, estará presidida por David Holderbach, y tendrá su sede en 
Villiers-Saint-Frédéric, donde se ubica el centro de ingeniería y desarrollo de vehículos comerciales del fabricante.

Por su parte, los equipo de procesos, fabricación y logística se situarán en Flins, en el marco del proyecto Re-Factory, para iniciar el ensamblaje de pilas de combustible y estaciones de recarga a finales de 2021.

La previsión es que los primeros vehículos, basados en la Renault Master, salgan de la factoría de Batilly. En cuanto a las pilas de combustible, su desarrollo corresponderá a PVI, una filial situada en Gretz-Armainvilliers.

Tres variantes

Se comercializarán tres variantes a partir de finales de 2021 en Europa, que irán acompañadas de una oferta de estaciones de recarga y suministro de hidrógeno verde.

Por un lado, una versión furgón y otra de chasis-cabina de gran volumen para el transporte de mercancías, y por otro, una versión City bus para el transporte de personas.

El objetivo del fabricante es ofrecer el mix más verde del mercado de aquí a 2030 con la creación de Hyvia, que integrará todo el ecosistema de la movilidad de hidrógeno, desde el vehículo, las infraestructuras hasta los servicios llave en mano para los clientes.

La nueva marca aspira a alcanzar más de un 30% de cuota de mercado en los vehículos comerciales ligeros de hidrógeno en Europa de cara a ese mismo año.