La dirección de Renault y la representación de los trabajadores en la factoría de Sevilla han llegado a un acuerdo para la presentación de un ERTE al 85% de la plantilla durante un máximo de 50 días, para hacer frente a los problemas de desabastecimiento de semiconductores en el sector de la automoción.

El Expediente de Regulación Temporal de Empleo se extenderá desde el 22 de marzo hasta el 30 de junio y afectará a toda la plantilla, algo más de 1.000 personas, que seguirán cobrando el 100% de las pagas y las vacaciones.

Es importante destacar que los trabajadores no entrarán en ERTE hasta no tener agotado su contador de la bolsa de horas colectiva, y se facilitará a aquellos que lo soliciten el cambio de días individuales ya generados por el equivalente en número de días de ERTE.

Además, se creará una Comisión de Seguimiento para velar por el cumplimiento de las condiciones pactadas, vigilar la aplicación del calendario contemplado, y recibir información de las paradas previstas por bolsa o ERTE.

Este Expediente de Regulación Temporal de Empleo tiene un enfoque diferente al desarrollado durante la pandemia, cuando la fábrica se encontraba al 40% de trabajo y en la reincorporación de la plantilla primaba la voluntariedad de regreso.