El Grupo Renault ha dado el pistoletazo de salida para su nueva era, en la que aspira a convertirse en una marca orientada a la innovación en los servicios energéticos, tecnológicos y de movilidad.

Su nuevo plan estratégico, denominado ‘Renaulution‘, está estructurado en tres fases. La primera, Resurrection, abarca hasta 2023 y estará centrada en la recuperación económica, mientras que la segunda, ‘Renovation‘, durará hasta 2025 y se enfocará en la renovación de su oferta y la mejora de la rentabilidad.

De 2025 en adelante, llegará la ‘Revolution‘, adecuándose el modelo de negocio a la tecnología y los nuevos sistemas energéticos que darán forma a la nueva movilidad.

La marca aspira a reforzar su posición en el mercado de vehículos eléctricos, ampliando su capacidad de producción, además de potenciar la incorporación del hidrógeno y el mercado de vehículos híbridos. El propósito es lograr el mix más ecológico del mercado europeo.

Por otro lado, centrará sus esfuerzos a nivel tecnológico en el Big Data y la ciberseguridad, mientras sigue apostando por la economía circular con servicios dedicados en el ámbito de la energía.

También tratará de generar valor hasta el final del ciclo útil de los vehículos gracias a su Re-Factory de Flins, en Francia, donde se reacondicionarán más de 100.000 vehículos de segunda mano al año, adaptando por ejemplo comerciales diésel al biogás o la electricidad.

Conviene destacar el desarrollo de su software République, un ecosistema abierto para los programas, los datos, la ciberseguridad y la microelectrónica.

Gracias a ello, los modelos de la marca se llenarán de servicios conectados y contarán con una nueva ventaja competitiva. Asimismo, en 2022, introducirá My Link, un nuevo sistema de infoentretenimiento desarrollado con Google Built-in. 

Nueva unidad de negocio

A nivel comercial, Renault apostará por cuatro unidades de negocio diferenciadas que le permitan poner en valor sus marcas y siempre muy orientadas al cliente: Renault, Dacia, Alpine y Mobilize.

Esta última reunirá todas las actividades en materia de soluciones de movilidad, energía y datos. La idea es poner en marcha nuevas colaboraciones y ecosistemas abiertos para obtener ventajas en términos de economías de escala y ayudar al sector a acortar la distancia entre el uso y el coste de un vehículo, mejorar el valor residual de los modelos y reducir a cero la huella de CO2.

Mobilize propone servicios de movilidad flexibles para personas y mercancías, adaptados a las expectativas de los clientes, las empresas y las ciudades, pero favoreciendo una mayor utilización gracias a la economía circular.

Asimismo, la marca invertirá en soluciones de carga inteligentes y soluciones de almacenamiento de energía avanzadas, que podrán integrarse en ‘Smart Islands‘, barrios u otros territorios inteligentes como las ciudades.