La Dirección de Renault se ha reunido con los sindicatos UGT, CCOO, SCP, CGT y TU en la segunda reunión de la Comisión Negociadora del convenio colectivo, que ha finalizado sin acuerdo, al considerar los representantes del fabricante que las peticiones presentadas están demasiado alejadas de su propuesta, máxime en el contexto económico actual.

Las organizaciones sindicales, que aprovecharon esta reunión para solicitar información sobre los nuevos productos que se fabricarán en las plantas españolas en los próximos años, habían presentado una batería de 190 medidas en una plataforma conjunta.

En concreto, han reclamado un convenio con cuatro años de vigencia (2021-2024), en el que se aumenten los salarios dos puntos por encima del IPC cada año con cláusula de revisión salarial, se reduzca la jornada laboral un día por año, se aumente un 20% el importe de todos los pluses, se modifique el sistema de bolsa de horas y se incremente en dos días la antigüedad.

También han planteado otras medidas relativas a la movilidad entre factorías, ritmos, formación, plan de igualdad y beneficios sociales. Sin embargo, todo ello supondría, a juicio del fabricante, una disminución importante de la competitividad actual de las factorías, cuando lo que se pretende es volver a una situación de rentabilidad.

Por su parte, desde los sindicatos sostienen que el primer paso que debía haber dado la Dirección es poner sobre la mesa un proyecto industrial y un plan de empleo para la viabilidad futura con productos que garanticen la continuidad de la actividad en las plantas españolas.