El Grupo Renault ha mantenido una nueva reunión con los sindicatos en la que la empresa ha valorado la batería de 190 medidas presentada como «muy poco realista«, dado que encarecería los costes en un 56%.

Esta situación empeoraría la competitividad de las factorías españolas y su posicionamiento de cara a la adjudicación de nuevos productos. Por eso, ha pedido a las organizaciones sindicales que revisen sus pretensiones con posturas más acordes a la situación actual.

En su caso, los representantes de los trabajadores creen que es necesario conocer las futuras adjudicaciones a las plantas españolas para continuar con la negociación del convenio, por lo que ésta ha quedado aplazada hasta la presentación del Plan Estratégico en enero de 2021.

La Dirección, que había apuntado que lo importante es negociar un buen acuerdo previo que sitúe a las fábricas españolas en la mejor posición de cara a las adjudicaciones, ha insistido en que la información no puede ser aportada hasta la presentación del citado plan.

Además, ha apelado a la responsabilidad de los sindicatos, a los que ha advertido de que se está comprometiendo el futuro de las plantas españolas si no se alcanza un acuerdo antes de las adjudicaciones.