En el marco de Eurexpo, el parque de exposiciones de Lyon, en un emocionante espectáculo que se ha desarrollado en un escenario de colosales dimensiones y ante la mirada asombrada de más de 5.000 invitados venidos de todo el mundo, Renault Trucks ha desvelado la que va a ser su completa y totalmente renovada gama de camiones para la próxima década.

La primera sensación que transmiten los nuevos vehículos es de robustez y con un aspecto muy compacto, incluso agresivo como es el caso de la serie K para construcción. Al principio sorprende por lo que de ruptura en el aspecto global de toda la gama tienen con los modelos anteriores de la marca del rombo. Pero pasada esa primera impresión, el recuerdo de ese primer vistazo es sugerente.

Detalle de la parrilla de la Serie K

Detalle de la parrilla de la Serie K

Claramente los «siete años de desarrollo» del proyecto, que se anunció por primera vez en la última edición de la IAA de Hannover, dan una idea del reto que ha supuesto para Renault, en recursos y en expectativas «para disponer de un producto con capacidad para seguir creciendo«, como ha indicado el presidente Bruno Blin durante su intervención en el show.

A modo de avance, se puede decir que la gama se estructura a su vez en cuatro segmentos: la Serie T para para largos recorridos, la «Serie K» para construcción y aplicaciones severas que continúa con la «Serie C» para construcción y por último la «Serie D» para aplicaciones urbanas y distribución. En total 8 modelos, que se articulan en un importante número de varientes en cuanto a cabinas, bastidores y motores.

Modelo de la Serie D para distribución urbana.

Modelo de la Serie D para distribución urbana.

La «Serie T» para largo recorrido con dos cabinas, una con suelo plano y techo sobreelevado que representa el top de la gama y otra con túnel motor de 200 mm. Montan motores Euro 6 de 380 a 520 CV. Esta gama junto con la sustituta del Kerax para el segmento de construcción y aplicaciones severas, denominada «Serie K», incorpora lo que a buen seguro va a ser el signo de identidad de la nueva gama: la parte inferior del frontal que incluye el paragolpes, faros y parrilla, termina en su línea divisoria superior en una línea quebrada y sobreelevada en su parte central, de forma notoria en la cabina de la Serie T sobreelevada, que distingue y caracteriza a la nueva gama.

La serie K incorpora motores de 380 a 520 CV, mientras que en la serie C el rango de potencias va desde los 250 a los 520 CV.

Por último la «Serie D» destinada a la distribución, se aleja en las líneas maestras de sus hermanos mayores, al tratarse de un «restailing» del modelo anterior. Está disponible desde las 3,5 toneladas hasta 26 tn y en cuanto a las motorizaciones, abarcan un amplio espectro desde los 150 CV del modelo más pequeño, hasta los 320 CV del modelo de 26 tn.

Detalle de la parrilla de la Serie T

Detalle de la parrilla de la nueva Serie T