Con motivo de las obras que está realizando Adif en las vías, Renfe ha desviado este fin de semana por Madrid los trenes de mercancías entre Zaragoza y Valencia. Así lo recoge el diario Las Provincias, que explica que con este desvío, el recorrido se ha duplicado en distancia, pasando de 325 kilómetros a 670.

La medida ha provocado la alteración del itinerario original de las composiciones procedentes de la fábrica de Opel en Figueruelas, Zaragoza. Aunque tiene carácter provisional, todo dependerá del avance de las obras del ancho internacional del Corredor mediterráneo que están teniendo lugar en Sagunto. Si todo va según lo previsto, desde este lunes 18 de julio no habría necesidad de pasar por Madrid.

La actuación consiste en la renovación e incorporación del tercer carril en las intersecciones de vía y la instalación de 14 aparatos de vía que permitan la circulación en ancho convencional e internacional. También se ha procedido a la adecuación de la catenaria y a la instalación de nuevos carriles.

El desvío de estos trenes procedentes de la planta de Opel resulta de gran trascendencia, teniendo en cuenta la importancia del tráfico de automóviles en el puerto de Valencia. En el primer cuatrimestre, la Autoridad Portuaria ha manipulado 265.640 unidades, lo que supone un crecimiento del 18,55% respecto al mismo periodo de 2015.

Los vehículos de este fabricante que han utilizado las instalaciones valencianas, han crecido un 20,29% hasta los 15.930. Todas las marcas han registrado incrementos en los cuatro primeros meses, aunque destacan principalmente Ford, con 129.336 unidades, y Renault, que ha crecido un 180% hasta los 16.115 vehículos.