Pese a las dudas que se dibujan en el entorno económico, a las fluctuaciones de los datos macroeconómicos y a la difícil situación política internacional, el mercado de activos inmobiliarios logísticos europeo mantiene la atención de los inversores.

Y todo ello, aunque en el último año se ha producido un retroceso de un 2% en la inversión inmologística, hasta colocarse en el entorno de los 6.000 millones de euros, según los datos que maneja Knight Frank, debido al impacto que tiene sobre el sector la evolución bajista del actual ciclo económico.

Según la compañía, la desaceleración del mercado de inversión se vio compensada por la evolución de la rentabilidad en el segundo trimestre de 2019 que se contrajo en la mayor parte de los países del Viejo Continente en lo que se considera una señal del interés que existe en este mercado.

Al mismo tiempo, los bajos niveles de disponibilidad y la falta de nuevo stock en Europa han presionado al alza las rentas en zonas ‘prime’ durante los últimos meses, por lo que, según la consultora, cabe esperar que dicha tendencia se mantenga durante la segunda mitad del año, puesto que muchos mercados siguen por debajo de los niveles de alquiler registrados al final del último ciclo.

En este sentido, y toda vez que las rentabilidades se encuentran en niveles bajos y que existe margen para que los alquileres suban en los próximos trimestres, se prevé un aumento de los valores del capital a medida que se vaya acercando el final de año.