La Autoridad Portuaria y Repsol Petróleo han acordado el traslado de los tráficos de petróleo crudo, coque y azufre de la concesión actual al Puerto Exterior, lo que supone aproximadamente el 60% del total de sus tráficos portuarios. 

Repsol Petróleo liberará en el puerto interior una superficie de 26.397 m2, correspondiente al área actual de almacenamiento de crudos y de azufre.

La Autoridad Portuaria se ha comprometido a pagar una indemnización a Repsol de 23,9 millones de euros, abonados en diferentes partidas anuales durante los próximos 15 años.

Repsol contará con una superficie de 30.000 m2 de parcela, 15.000 m2 de ocupación de rack de tuberías y 20.000 m2 de lámina de agua.

El objetivo será construir una terminal de graneles líquidos destinada a uso particular, su pantalán de servicio, el rack de tuberías y el tramo de poliducto que deba discurrir por dominio público portuario, para su conexión a la Refinería de Repsol Petróleo.

La nueva concesión incluirá como mínimo la conexión de dos líneas de crudo con el pantalán. El plazo para la vigencia de la concesión se fija en 35 años, con una inversión de 124,6 millones de euros por parte de la empresa petrolera.

El acuerdo recoge asimismo una posible futura ampliación de las instalaciones de 285.000 m2 adicionales.

Repsol Petróleo presentará la solicitud de concesión antes del 14 de febrero de 2014. La entrada en servicio se fija en el 14 de abril de 2018 o antes si hubieran finalizado los trámites y las obras necesarias para ello.

El traslado de Repsol a Punta Langosteira permitirá eliminar el oleoducto que hoy en día atraviesa barrios muy poblados de la ciudad. “En principio dejará de canalizar petróleo crudo”, precisó el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada.