La Autoridad Portuaria de Castellón ha registrado un tráfico de 700.000 toneladas de mercancías con Marruecos en el año 2019, lo que supone un incremento del 32,6%. Se trata de un destino clave para el sector cerámico, que ha supuesto un tráfico de 300.000 toneladas, muy por encima de las 101 movidas en 2016.

Esto se debe a la puesta en marcha de conexiones directas entre ambas zonas, que ha permitido que el país africano se convierta en el primer destino del recinto castellonense en exportación cerámica. Actualmente, los principales puertos marroquíes con los que el puerto de Castellón mantiene relaciones comerciales son Casablanca, Tánger-Med, Jorf Lasfar, Safi y Tánger.

No obstante, se ha iniciado una nueva misión comercial, encabezada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el consejero de Obras Públicas, Política Territorial y Movilidad, Arcadi España, junto al presidente del puerto, Francisco Toledo, para impulsar nuevas alianzas económicas con el país vecino.

Tanto la importación como la exportación de mercancías entre ambos países a través del puerto de Castellón suponen una gran oportunidad, puesto que Marruecos es un destino con un fuerte potencial de crecimiento.

De hecho, se han presentado inversiones en tres terminales privadas de graneles sólidos de Marruecos, por un importe de 37 millones, para mejorar la eficiencia, protección ambiental y sostenibilidad en la carga y descarga de este tipo de mercancías.

De momento, el puerto ha logrado consolidarse en la novena posición del sistema portuario español en términos de tráfico portuario, en la cuarta en el tráfico de graneles sólidos y en la quinta en tráficos import/export.