El mes de julio ha dejado en el sector ferroviario nuevos proyectos impulsados desde los puertos y la Administración, pero también duras críticas por parte de aquellos actores, generalmente administraciones autonómicas, que consideran que el Gobierno no está haciendo lo suficiente en lo que concierne a las infraestructuras ferroviarias que pasan por su territorio.

Así, aprovechando la inauguración de la nueva terminal de contenedores de Noatum, las administraciones valencianas criticaron principalmente ante la todavía ministra de Fomento, Ana Pastor, los retrasos en el Corredor Mediterráneo. Días antes, desde el puerto de Valencia consideraban «una aberración» que no se invirtiese en la línea Zaragoza-Sagunto.

Por ello, la ministra manifestó en el puerto de Valencia su intención de priorizar las inversiones en el Corredor Mediterráneo y en el eje Sagunto-Zaragoza-Atlántico, promesas que ahora quedan en manos de Rafael Catalá, su sustituto en el Ministerio después de que Pastor haya pasado a ocupar la presidencia del Congreso de los Diputados.

Palabras aparte, el puerto de Barcelona ya ha adjudicado la construcción de su nuevo acceso ferroviario, mientras que Adif, que podría ser integrada junto a Renfe un nuevo holding ferroviario, ha puesto en marcha el proyecto para remodelar la terminal ferroviaria madrileña de Vicálvaro.

Otros asuntos de la Administración que han sido noticia en julio son la multa de Competencia de 5,64 millones de euros a cuatro empresas y nueve directivos por repartirse las adjudicaciones de contratos Adif, y las denuncias del sindicato de CCOO sobre el cierre de las líneas que está provocando la falta de personal de Renfe.

Por otro lado, también se ha constituido este mes el ‘Comité de Servicios Multimodales de Transporte de Mercancías’ y se han convocado los exámenes para los consejeros de seguridad en el transporte ferroviario de mercancías peligrosas.

Más allá de España, cabe destacar que se ha suspendido el servicio en la autopista ferroviaria VIIA que conecta la terminal de Le Boulou con el puerto de Calais.

Cada composición tiene capacidad para transportar 40 semirremolques no acompañados

La VIIA Britannica no volverá a operar al menos antes de septiembre.