El mes de noviembre en el sector del ferrocarril comenzaba con la apuesta del gobierno de Portugal por el transporte ferroviario de mercancías entre Madrid y Lisboa, al considerarlo como prioritario sobre el transporte de pasajeros a la hora de planificar sus inversiones.

Además, durante el undécimo mes del año, se ha presentado un nuevo proyecto europeo, co-financiado por la UE en un 50%, para llevar a cabo estudios técnicos y de mercado en la gestión y operación de los corredores ferroviarios proyectados en el programa TEN-T.

Al respecto, los datos ya apuntan a una acogida positiva tanto del Corredor Atlántico como del Mediterráneo, al recibir 70 solicitudes de surco para 2015. Esta cifra hará posible la ampliación de la capacidad ofertada de los corredores para el año 2016.

En cuanto al Corredor Mediterráneo, en noviembre, los empresarios valencianos advertían de que el retraso en las obras podría encarecer los costes y exigían a Pastor que priorizase esta infraestructura frente a otras inversiones ferroviarias que «no están justificadas».

Sin embargo, durante todo el mes, tanto el Gobierno central, que ha acordado un préstamo con el BEI de 650 millones de euros para este corredor, como el autonómico, han asegurado que esta infraestructura «tiene su financiación comprometida hasta 2020» y que sus plazos «se mantienen». En concreto, la consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, aseguró que con la llegada del tercer carril en 2015 se siguen manteniendo los plazos. 

También en noviembre se han conocido los planes de Fomentos de aplicar un ‘bonus-malus’ a Renfe y a futuros operadores en función de la puntualidad, un proyecto que la CNMC ha pedido que se implante a la vez que la entrada del operador competidor de Renfe.

Además, a mediados de mes, ha partido de Yiwu, el mayor mercado de venta al por mayor del mundo, el primer tren de mercancías directo entre China y España, que tardará 21 en realizar su recorrido tras atravesar seis países.

Por último, a finales de noviembre, Transitia Rail comenzó sus operaciones entre Bilbao y Azuqueca con material propio, después de que un año antes, en noviembre de 2013, el operador ferroviario comenzara sus servicios de transporte de mercancías subcontratando el material necesario, entre Bilbao y Júndiz, Noain, Zaragoza y Selgua.