En el sector logístico se siguen produciendo movimientos empresariales en los que convergen actores que a priori no parecen actuar en un mismo segmento, pero que la evolución de los sistemas de movilidad acaba convirtiendo en servicios complementarios.

Precisamente, en el ámbito de la distribución urbana de mercancías, Saba ha llegado a un principio de acuerdo con Districenter, del Holding M. Condeminas, para entrar en el accionariado de Geever.

La compañía catalana espera que la operación llegue a buen término en pocas semanas, con el fin de dar continuidad al modelo de aparcamiento que impulsa desde hace años y que de este modo encuentra un elemento complementario en un operador especializado en distribución de última milla que dispone de almacenes en cinco aparcamientos de Barcelona de la red de Saba, con previsión de incrementarlos a nueve.

De esta manera, Saba se centra en transformar los aparcamientos que gestiona en hubs de servicios de movilidad que aprovechan sus localizaciones estratégicas en los centros de las ciudades, su capilaridad y su servicio ininterrumpido tanto para personas, comol para mercancías.

En paralelo, la empresa también reforzará la presencia de taquillas para recoger y devolver pedidos de comercio electrónico en sus aparcamientos.

Saba ofrece esa solución con una oferta actual de 40 consginas de este tipo en aparcamientos de España, en colaboración con Pudo y Amazon, en el Reino Unido con Amazon y en Italia, con Inpost.

Este movimiento empresarial puede leerse dentro de la tendencia creciente a establecer microhubs urbanos para el reparto de mercancías. En este sentido, en algunas ciudades europeas y españolas ya se utilizan aparcamientos como almacenes o zonas para desconsolidar pedidos que se reparten en áreas próximas a través de vehículos sostenibles.