A partir del próximo 1 de junio, Santiago Bassols se hará cargo de la presidencia ejecutiva del proyecto del Corredor Interoceánico de Guatemala, CIG.

Bassols, que abandonará la dirección general de Cilsa, de la que forma parte desde 1992, precisamente el próximo mes de junio, la empresa gestora de la Zona de Actividades Logísticas del puerto de Barcelona. También a formado parte de iniciativas con un marcado carácter social, como la Fundación Cares o la más reciente, Fundación Logística Justa.

El CIG tendrá sus oficinas centrales en Guatemala y la oficina internacional en Barcelona, desde donde se gestionarán los acuerdos internacionales necesarios para la puesta en marcha del proyecto. Los estudios de viabilidad del Corredor han sido elaborados por el Instituto de Logística Internacional, con sede en la capital catalana.

El CIG tiene como objetivo abrir una nueva ruta al comercio internacional por vía marítima, mejorando la conexión del continente americano con el resto del mundo. Se trata de una alternativa al Canal de Panamá y al «Land Bridge» americano.

Además del paso de contenedores, el nuevo corredor ha sido diseñado para permitir el transporte de pasajeros, así como de otros tipos de actividades, como los hidrocarburos, productos energéticos, fibra óptica, agua o vehículos. Durante los próximos 12 meses se completarán los estudios y proyectos pendientes y se cerrarán los acuerdos con los grupos inversores y los usuarios.