distribución urbana en la calle Zurbano de Madrid_2019

Los vehículos no autorizados no podrán entrar en el centro histórico.

El Ayuntamiento de Santiago de Compostela tiene previsto desarrollar un plan con actuaciones urgentes en el caso histórico de la capital gallega a desarrollar este año, antes del Jubileo de 2021.

Dentro de este plan, algunas medidas prevén un endurecimiento de las condiciones en que se realiza la distribución urbana de mercancías en la localidad, dado que el gobierno municipal estima que «la conservación y el mantenimiento de los pavimentos de losas de la ciudad histórica resultan incompatibles con el acceso de vehículos de transporte de mercancías de dimensiones y pesos inadecuados para las características de las calles peatonales del antiguo recinto intramuros».

En concreto, el consistorio quiere sacar los vehículos de reparto de las calles Villar, Nueva y de Franco, así como de las plazas de Toural y de Praterías.

Para ello estudia el establecimiento de un servicio exclusivo de transporte y entrega de mercancías en el casco histórico de la ciudad con vehículos de reducidas dimensiones y no contaminantes, bien a través de la contratación de un operador específico, o bien a través de la concesionaria de transporte municipal.

En este sentido, las autoridades municipales analizan la posibilidad de utilizar la dársena de Juan XXIII, que se usa para autobuses, así como las plazas de Rodrigo de Padrón y de Fuenterrabía para habilitar zonas de carga y de descarga, además de para intercambio de mercancías entre los camions de los operadores y este nuevo servicio de vehículos eléctricos.

Adicionalmente, el ayuntamiento santiagués quiere prohibir la entrada de vehículos de reparto no autorizados y, finalmente, establecer un horario para los servicios de reparto consensuado con los comerciantes y hoteleros de la zona. Para todo ello pretende modificar la Ordenanza municipal de circulación.