Los fabricantes de vehículos industriales se enfrentan a un marco normativo cada vez más exigente en lo que se refiere a limitación de las emisiones contaminantes, mientras que, por otro lado, los transportistas buscan opciones más eficientes y competitivas, con el fin de mantener el alto nivel de exigencia del mercado a un coste óptimo.

En esta coyuntura, cada vez más marcas amplían sus gamas a nuevas opciones energéticas, con el fin de ofrecer a sus clientes vehículos que permitan a las empresas de transporte elegir aquella tecnología que mejor se adapte a sus necesidades.

En este sentido, Scania presentará en la IAA que se celebra en Hannover a partir del 19 de septiembre, un nuevo camión híbrido enchufable con un motor de 320 CV, equipado con una cabina de su serie L, capaz de hacer recargas en un período de 20 minutos, pero con una autonomía en funcionamiento exclusivamente eléctrico de 10 kilómetros, lo que, según los cálculos del fabricante, permitiría reducir las emisiones contaminantes de estos vehículos en hasta un 92%.

La marca plantea con este modelo un punto de partida y un camino a seguir, sobre todo para el uso de camiones medios en el segmento de reparto urbano de mercancías, donde las restricciones de acceso en función de las emisiones contaminantes van ganando terreno.

Una de las ventajas que ofrece este nuevo vehículo es el poco ruido que genera, que se coloca por debajo de los 72 dB y que, a juicio del fabricante, podría facilitar la distribución nocturna. De igual modo, el modelo también viene equipado con un sistema de recuperación de energía a través del frenado.

Por otra parte, Scania también ha desarrollado un sistema tecnológico denominado Scania Zone para camiones de reparto urbano que permite adaptar los niveles de emisiones y ruido de los vehículos a cada zona urbana.

El nuevo híbrido enchufable de Scania se presentará en la IAA.

El nuevo híbrido enchufable de Scania se presentará en la IAA.