Scania trabaja en la aplicación de una amplia gama de tecnologías de transporte sostenible para reemplazar los combustibles fósiles en el transporte, entre los que la electrificación constituye un elemento clave de esa estrategia, gracias a que los vehículos eléctricos son cada vez más viables tanto desde el punto de vista técnico como desde el punto de vista financiero sin la necesidad de subvenciones.

En este sentido, para el fabricante sueco, las baterías y la infraestructura ocupan un lugar importante como desafíos que deben superarse en el camino hacia la electrificación de los vehículos y que requieren un gran desarrollo antes de que puedan estar listos para soportar vehículos totalmente eléctricos en masa, así como trabajar con las diferentes versiones híbridas que también requieren baterías y que son más comunes en la actualidad.

Uno de los pilares del enfoque en materia de electrificación de Scania para ofrecer soluciones de transporte sostenible es asegurarse de que las baterías sean lo más eficientes posible, lo que supone usar la menor cantidad de baterías posible para una solución de transporte específica y optimizar las paradas para cargar o cargar mientras se conduce, como ocurre en la autopista eléctrica.

Así pues, la marca del grupo Volkswagen Scania apuesta por un enfoque polifacético que incluye la investigación de diferentes tipos de tecnologías híbridas alimentadas con biocombustible, y vehículos completamente eléctricos.

La carretera eléctrica

Por otra parte, la carretera eléctrica es otro de los proyectos de electrificación que desarrolla Scania en colaboración con Siemens y que ha supuesto que, desde junio de 2016 esté operativo un tramo de dos kilómetros de carril de la autopista E16 a las afueras de la ciudad sueca Gävle, y que en un futuro se aplicará también en Alemania en tramos de distancias más largas.

Los camiones de Scania que circulan por esta carretera cuentan con un colector de energía por pantógrafo colocado en el chasis detrás de la cabina. Estos pantógrafos a su vez van conectados a líneas eléctricas aéreas situadas sobre el carril derecho de la carretera. Los camiones pueden conectarse y desconectarse en marcha de estos cables con total libertad, y cargar las baterías de los vehículos, que cuentan con un sistema de propulsión eléctrico híbrido.