El gas natural es actualmente el combustible alternativo para vehículos industriales con más aceptación en el transporte por carretera y que está teniendo una etapa de crecimiento, debido principalmente a su menor impacto medioambiental.

Como consecuencia de las sucesivas regulaciones medioambientales, que restringen la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, los fabricantes de camiones se encuentran en un proceso de mejora contínua, en lo que a emisiones se refiere.

Debido a las altas concentraciones de vehículos en los entornos urbanos, cada vez más se plantean desde las administraciones, restricciones al tráfico, en determinadas zonas para los vehículos pesados con motorizaciones diésel.

En este contexto, las soluciones basadas en el gas natural como combustible alternativo, suponen una reducción en la huella de carbono, que puede llegar al 15 – 20%.

Atendiendo a su almacenamiento, al hablar de gas natural, está el GNC (Gas Natural Comprimido) que cuenta con una extensa red de distribución y se almacena a alta presión, o a GNL (Gas Natural Licuado) que se almacena licuado a baja temperatura y ofrece buenos resultados en cuanto a autonomía y pede considerarse como el ‘futuro combustible profesional’. En un mismo vehículo no se pueden combinar ambas tecnologías.

Amplia gama de soluciones Scania

Scania tiene soluciones de gas natural en la gama de vehículos para uso municipal, distribución y larga distancia, con distintas configuraciones de depósitos de almacenamiento y autonomías de hasta 1.000 kilómetros para vehículos de larga distancia.

Basados en la producción modular de Scania, el fabricante ofrece dos motorizaciones a gas basados en ciclo Otto, con potencias de 280 y 340 CV, desarrollados sobre la plataforma de motor diésel Euro 6 de nueve litros.

Depósito criogénico de almacenamiento de GNL a -125ºC y 8 bares de presión.

Depósito criogénico de almacenamiento de GNL a -125ºC y 8 bares de presión.

Son similares a un vehículo diésel, en cuanto a características del chasis, como distancia entre ejes, cabina y muchos otros aspectos, salvo por el hecho de que equipan una etapa de potencia dedicada 100% a gas natural.

Dos gamas completas de cabinas y cajas de cambio manual Scania de 12 velocidades sin Opticruise o automática Allison, completan la oferta.

La operación con gas natural está actualmente condicionada por la menor autonomía de los vehículos y una escasez de puntos de suministro.

A este respecto, según la directiva europea sobre combustibles alternativos, hay un plan para la construcción de 141 ‘gasineras’ en España, de las que Portugal construirá 32. España, con 19 estaciones de servicio en las que se puede repostar gas vehicular, es el país europeo con mayor infraestructura.

Con un mayor coste de adquisición y de mantenimiento respecto de las mecánicas diésel, los camiones a gas tienen las ventajas de un menor precio del combustible, menor huella de CO2, mejor imagen ecológica y acceso a determinadas zonas restringidas.

No obstante, a los precios actuales del gas, para un uso de 150.000 km/año, con los actuales precios bajos deldiésel, el sobrecoste de adquisición se amortiza en el plazo de dos años y medio.

Actualmente son los requisitos de los cargadores, principalmente los referidos a la necesidad de reducir la huella de carbono en las operaciones de transporte, los que están propiciando el desarrollo de este tipo de soluciones, además de las ya comentadas restricciones al tráfico de vehículos diésel en entornos urbanos o las restricciones en cuanto a ruido, ya que las mecánicas de gas natural son menos ruidosas que las equivalentes diésel.