Pese a que la conducción autónoma parece una tecnología muy lejana y a que gran parte de los desarrollos en este ámbito se han centrado en el transporte de personas, cada vez más proyectos se acercan a los vehículos pesados.

En este sentido, Scania ha anunciado esta misma semana la creación de un nuevo concepto de camión autónomo sin cabina, el Scania AXL, que supone una nueva vuelta de tuerca en la estrategia de desarrollo de vehículos autónomos de la marca escandinava, por cuento supone saltar de entornos controlados como minas o circuitos en recintos cerrados, a presentar un vehículo pensado para ser utilizado como parte de un sistema de transporte inteligente, en el que en un futuro próximo los vehículos autónomos están llamados a jugar un papel destacado en la ordenación y la seguridad del tráfico.

Un entorno de control inteligente con un software avanzado permite controlar el funcionamiento en remoto del Scania AXL, mientras que un motor de combustión alimentado por biocombustibles renovables impulsa este concepto de vehículo que mezcla desarrollos tradicionales con las nuevas tecnologías, en un diseño robusto pensado para el trabajo en minas y grandes obras de construcción, con un nuevo módulo frontal inteligente que reemplaza a la cabina tradicional.