El interés por camiones que funcionan con gas aumenta día a día, de forma que cada vez son más los transportistas que eligen soluciones a base de GNC o GNL para el transporte de larga distancia.

La demanda europea está principalmente motivada por las exigencias medioambientales de los ayuntamientos y por los consumidores de transporte que desean mejorar la calidad del aire y reducir su huella de carbono.

En este contexto, Scania ofrece ahora la posibilidad de combinar el motor de gas de 9 litros con el sistema de transmisión automática Scania Opticruise, para la aplicaciones de distribución y de larga distancia. Algo que antes no era posible, ya que sólo se podía optar en este tipo de vehículos, por cajas de cambios manuales o totalmente automáticas.

Amplia oferta de potencias y cabinas

El motor Scania de gas de 9 litros y cinco cilindros, está disponible en dos potencias nominales que combinan la facilidad de conducción con bajos niveles de ruido y un reducido impacto medioambiental. La transmisión automática Scania Opticruise permite manejar fácilmente un vehículo cuyo peso bruto sea de hasta 40 toneladas.

Por el momento, Scania ofrece motores de gas junto con sus cabinas P, G y L en su actual gama de camiones, que funcionan tanto con GNC (gas natural comprimido) como con GNL (gas natural licuado) o también con biogás renovable, de forma que, dependiendo de la configuración de depósitos, se pueden lograr autonomías de hasta 1.100 kilómetros.

En septiembre de 2012 Scania introdujo su motor de gas de 9 litros con certificado Euro 6 en dos variantes. Puede funcionar tanto con GNL como con GNC, ya sea con gas natural o biogás. El par motor se puede comparar tanto al de los motores diésel como a otros motores del mercado con potencias nominales declaradas considerablemente superiores.

El motor de 280 CV a 1.900 rpm, ofrece un par máximo de 1.350 Nm entre 1.000 y 1.400 rpm, mientras que la versión de 340 CV a 1.900 rpm, ofrece 1.600 Nm entre 1.050 y 1.400 r/min