El fabricante alemán lleva meses registrando una entrada de pedidos en constante aumento. Con respecto a los meses equivalentes del año anterior, las cifras de producción han subido un 30%

En la reciente feria de Comtrans en Moscú, se han firmado más de 1.600 pedidos, de los que 1.200 han sido de frigoríficos, y en la antesala de una nueva edición de Solutrans, que se celebrará en el mes de noviembre en Lyon, “estamos registrando ya claras señales positivas”, afirma Ulrich Schöpker, director de Ventas de Schmitz.

Schmitz Cargobull ha flexibilizado sus centros de producción con componentes modulares y procesos estructurados con el fin de reaccionar con rapidez, incluso ante demandas del mercado volátiles. Así se garantiza que los clientes reciben muy rápido su vehículo “hecho a medida”, ya que todas las unidades se fabrican de forma individualizada sobre la base de un pedido concreto.

Ulrich Schöpker achaca el éxito de los semirremolques furgón de Schmitz Cargobull por un lado a la elevada calidad y fiabilidad de los vehículos y, por otra parte, a los servicios integrales prestados en toda Europa y que abarcan todas las facetas de los vehículos.

Nuestros frigoríficos llevan más de 60 años marcando la pauta en el mercado que hemos fijado dicha pauta a un nivel muy elevado”. “La gran demanda es buena prueba de confianza y el reflejo de que las innovaciones y los servicios están cumpliendo realmente las expectativas de los clientes”, concluye Schöpker.