La adjudicación del fabricante de semirremolques Leciñena, en concurso desde hace casi tres años, al grupo inversor Melgasal sin experiencia en el sector, realizada por el juzgado de lo Mercantil número dos de Zaragoza, se ha puesto en entredicho por el grupo polaco Wielton, que optaba también a la compra de Leciñena, y por la propia firma concursada, con la solicitud de revocación del auto judicial.

Wielton, tercer fabricante europeo de semirremolques en fase de expansión, que ha comprado a los también fabricantes de semirremolques Fruehauf en Francia y Merker en Italia, presentó una propuesta por 4.703.000 millones de euros, de ellos 1.928.000 euros por la unidad productiva y 2.775.000 euros por los inmuebles.

Tal y como se recoge en ‘El Periódico de Aragón’, la oferta incluía el compromiso de invertir otros 8,4 millones de euros en las instalaciones de la planta de Utebo, la compra de nueva maquinaria y la inyección de liquidez en las cuentas de la empresa, con un plan de negocio que se planteaba multiplicar por seis la producción actual en los próximos cinco años.

Leciñena ha matriculado en este 2016 hasta noviembre según datos de Asfares, 180 unidades, que se sitúan por debajo de las 215 de 2015.

La otra propuesta, que despierta desconfianza en la plantilla, es la del fondo de inversión Melgasal Invest SL, encabezado por el empresario sevillano Juan Manuel Melgarejo, que aunque planteaba una mayor inversión de 5.759.000 euros, llevaba aparejado el despido del 27% de la actual plantilla de 78 empleados.

La de Wielton, «la mejor opción»

Wielton, cuya propuesta contaba con el apoyo del comité de empresa y de un grupo de trabajadores, negociaba con los bancos acreedores el alquiler de las instalaciones, con el fin de desvincular los activos inmobiliarios de la operación, para centrarse en la fabricación de semirremolques, que tan bien conoce. Además, el grupo polaco tan solo preveía el despido de siete trabajadores.

Se da la circunstancia de que la magistrada del tribunal, tuvo conocimiento del resultado de estas conversaciones el 12 de diciembre y justo al día siguiente adjudicó los activos a la firma de Melgarejo.

El fabricante polaco ha emitido un comunicado en el que se informa de la fallida operación de compra y de la presentación de una demanda contra la resolución judicial.

Mientras, los administradores concursales han cesado a parte de la dirección vinculada a los anteriores propietarios.