La Asociación Internacional de Líneas de Crucero, CLIA, ha puesto en marcha nuevas medidas para evitar la propagación del coronavirus en los buques de crucero. En virtud de las nuevas normas aprobadas, se denegará el embarque a todas las personas que hayan viajado, visitado o pasado por los aeropuertos de Corea del Sur, Irán, China o las localidades de Italia en cuarentena, en los 14 días anteriores.

También se realizarán controles específicos a todas las personas que hayan viajado, visitado o pasado por los aeropuertos de cualquier destino que aparezca en la lista publicada por los  Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Esto incluye la revisión de síntomas como fiebre, tos y dificultad respiratoria en los 14 días previos y la medición de la temperatura.

En este sentido, CLIA exige realizar un control de la temperatura a todas las personas que embarquen, de modo que cualquier persona con más de 38ºC de fiebre tengan que someterse a una segunda revisión y a una evaluación médica.

Asimismo, se denegará el embarque a todos aquellos que en los 14 días anteriores hayan tenido contacto o cuidado de alguien con el virus Covid-19 o que tuviera esos síntomas, o que estén en vigilancia por una posible exposición a la enfermedad.

Por último, se han establecido medidas en la fase de pre-embarque para una mejor prevención, que incluyen la asistencia médica en caso de ser necesario a todas las personas que presenten algún síntoma sospechoso. Esta política se revisará siempre que sea necesario en función de la evolución del coronavirus para garantizar la salud y seguridad de los pasajeros y la tripulación a bordo.