La Autoridad Portuaria de Sevilla ha aprobado el pliego del concurso para la construcción y explotación de una nueva terminal portuaria en la Dársena del Cuarto, con lo que se da un paso importante para la expansión del puerto hacia el sur.

La concesión administrativa ocupará una parcela de 20.000 m², con la posibilidad de ampliarse en 124.584 m² más, de tal manera que el licitador podrá proponer el aumento de la superficie en la oferta presentada o desarrollarla durante los primeros seis años de ocupación.

El pliego fija el plazo de la concesión en los cincuenta años, con una inversión mínima inicial de cuatro millones de euros que se destinarán a obra civil e incluirán, como mínimo, la construcción de un atraque y de la infraestructura necesaria para que pueda operar, al menos, un buque de 120 metros de eslora y 8 metros de calado operativo.

Así pues, el puerto hispalense tiene previsto iniciar el traslado hacia el sur de la actividad portuaria en 2020, con una terminal que será polivalente y podrá mover todo tipo de tráficos, graneles sólidos, líquidos y mercancía general, excepto contenedor y carga rodada.

El pliego establece un mínimo para el movimiento de mercancías en la terminal de 250.000 toneladas al año y, en caso de que la oferta incluya la construcción de naves, el mínimo para la superficie cubierta se fija en 10 toneladas por m² al año.