Vista aérea del puerto de Avilés.

La segunda fase de ampliación del puerto de Avilés por la margen derecha de la ría no terminará hasta “marzo o abril”, según la Autoridad Portuaria, lo que supone un retraso de casi año y medio con respecto al plazo previsto.

El dragado de la ría en la zona en que se ubica el nuevo tramo del muelle y el mal tiempo son los principales motivos del retraso de las obras.

Desde que se iniciaron las obras ya se han producido varios aplazamientos, todos relacionados con el dragado. Sin embargo, a estos problemas se le han unido otros de tipo meteorológico, que hacen imposible finalizar las obras dentro del plazo estipulado en un principio.

A pesar de que la UTE aún no ha pedido el aplazamiento, Rodríguez Vera da por hecho que así lo hará en próximas fechas. De todos modos, «este pequeño aplazamiento no nos preocupa demasiado», ya que los trabajos están muy avanzados, con la preparación de la superficie de la explanada, quedando únicamente la dotación de los equipamientos propios de los muelles y la explanada.

Esta segunda fase de la ampliación permitirá contar con otros casi 500 nuevos metros de línea de atraque que unirán el actual muelle de Valliniello con las inmediaciones de la dársena de San Agustín.

Además, la nueva explanada contará con una superficie de más de 115.000 , que se vendrán a sumar a los 54.210 m² que se habilitaron durante los trabajos de la primera fase de la ampliación por la margen derecha. Esos muelles contarán además con un calado de 14 metros, que incrementarán la operatividad del puerto.

Además, está previsto que el muelle de Valliniello cuente en un futuro próximo con una conexión ferroviaria, con lo que se equipararía la capacidad operativa de la margen derecha con la que se dispone actualmente en la dársena de San Juan y el muelle de Raíces.

La conclusión de la segunda fase de la ampliación completará la configuración de muelles y zonas logísticas del puerto, por el momento. Aunque el proyecto inicial preveía la construcción de una tercera fase, entre el muelle de Valliniello y el de Alcoa, que conllevaría otros 725 metros de línea de atraque y 209.000 m2 más de explanada y espacios para usos portuarios, por el momento, esa tercera fase ha quedado en suspenso, a la espera de que se recuperen los tráficos.

La ampliación, junto con el dragado del canal de entrada, ha permitido aumentar la capacidad operativa del puerto para albergar buques de hasta 245 metros de eslora y 86.600 toneladas, cifras en las que se engloba el 90% de la flota mundial.