Los primeros días de esta semana traen un temporal invernal con riesgo de nevadas en la zona norte y centro-oriental de la península, así como de nevadas copiosas a partir de los 400 metros de altitud en la Cordillera Cantábrica y los Pirineos.

Ante esta situación excepcional en el que se encuentra el país, se encuentran suspendidas las restricciones de circulación a los vehículos de transporte de mercancías como medida para garantizar el suministro de bienes esenciales y abastecimiento a las ciudades.

Sin embargo, la DGT estima que podrían retomarse restricciones a la circulación de manera puntual, en el caso de que la situación de vialidad impida la circulación de los vehículos pesado en condiciones de seguridad, lo que implicaría, llegado el caso, el embolsamiento o desvío de camiones.

Además, la DGT podría proceder a restringir la circulación a otros vehículos que no cuenten con neumáticos de invierno o cadenas, limitar la velocidad de circulación y prohibir adelantamientos, realizar cortes totales preventivos y embolsamientos y obligar al seguimiento obligatorio de desvíos alternativos.

La DGT recomienda a los transportistas que extremen la precaución, presten atención a la señalización, dejen libre el carril izquierdo y circulen en convoy, lleven cadenas o neumáticos de invierno y permanezcan informados del estado de la circulación.