En el año 2019, se han realizado en los puertos españoles un total de 195 operaciones de abastecimiento de Gas Natural Licuado como combustible a buques, en las que se han suministrado un total de 81.704 m³ de GNL. Esto supone que, respecto a 2018, se han triplicado este tipo de operaciones, puesto que en aquel momento se realizaron 60, con un suministro total de 4.504 m³.

Del total de operaciones realizadas, en 165 el bunkering se ha realizado del camión al barco y en 30, desde una barcaza de abastecimiento. Para ello, se han utilizado el Coral Methane, con 7.551 m³ de capacidad; Coral Fraseri, de 10.000 m³, Cardissa, de 6.000 m³, y Engie Zeebrugge, con una capacidad de 5.000 m³.

España se ha posicionado así como un referente en el suministro de GNL a buques, gracias a su posición geoestratégica y la fortaleza de sus infraestructuras. Además, es el país europeo con más terminales de GNL.

De momento, en 2020, se han realizado 35 operaciones en los puertos españoles, con un suministro total de 12.055 m³ en enero. Actualmente, operan seis buques en el país propulsados a GNL, que se dividen entre cuatro ferries y dos cruceros, aunque en los próximos años serán al menos once.

Además, ya he han realizado las primeras operaciones ‘multitruck-to-ship‘ en los puertos de Huelva y Valencia. Para ello, se utilizan varios camiones cisterna a la vez, lo que aumenta el caudal de transferencia y reduce el tiempo de repostaje.

Objetivos de emisiones

Este combustible permite cumplir con la nueva normativa de la OMI en cuanto a los límites de azufre y avanzar hacia sus objetivos de emisiones, que establecen una reducción del 40% en 2030 y del 70% en 2050. Comparado con los combustibles tradicionales, permite reducir en un 20% las emisiones de CO2, y elimina casi totalmente las de óxidos de azufre y partículas, disminuyendo sustancialmente los óxidos de nitrógeno.

En el mundo, en 2019, ya navegan 175 buques propulsados a GNL, lo que supone un incremento del 22% con respecto a 2018, y ya hay otros 72 encargados. Para este crecimiento, han sido fundamentales desarrollos como los del proyecto Core LNGas hive o el LNGhive2.

De hecho, gracias a los proyectos de adaptación y nueva construcción de buques propulsados a GNL, apoyados de forma activa desde los puertos, se estima una reducción de entre dos y cuatro millones de toneladas de CO2 en el sector marítimo para 2030.