Si alguien se había creído eso de transportistas qué buenos sois, qué trabajadores, sin vosotros, héroes que sois unos héroes, pues ya tenéis la respuesta a haber cumplido tan sólo con nuestro deber.

Durante todo esto, los de siempre, los cargadores, los operadores logísticos, y demás fauna, han seguido considerando y tratando al transporte por carretera como lo han hecho siempre, como una bazofia necesaria para sus intereses.

Ahora, que aun no se vislumbra la salida a esto y ya volvemos a las andadas, los franceses que vuelven a poner sus restricciones ¿por qué?, los españoles (vascos) que también, los españoles (catalanes) no se harán de esperar, con lo que su desescalada la tenemos ya pero en directo, aunque no haya un puñetero atasco porque todo el mundo está en casa, o ¿no?.

El sector pidió un Ministerio de Transportes, y lo único que se ha hecho por el Gobierno ha sido cambiarle el nombre.

Vamos a ver, que la realidad es que aun se nos sigue necesitando y ya vuelven a darnos por saco como siempre, así que ir preparándose para lo que se nos va a venir encima, inspecciones y mas inspecciones, sanciones y mas sanciones, pero soluciones a nuestros problemas ni una.

Que dice el Ministerio de los cargadores que no tenemos obligación de cargar y descargar, pero como lo hemos venido haciendo, pues nos jodemos aunque la ley no lo establezca.

Que llevamos palés de intercambio que son nuestra ruina y un cúmulo de las inmundicias y contaminaciones que se recogen por la carretera y por el uso incontrolado de terceros, pues que os den.

Y todo porque, porque el sector pidió un Ministerio de Transportes, y lo único que se ha hecho por el gobierno ha sido cambiarle el nombre, por eso los que tenían mayor peso especifico en el de Fomento, lo siguen teniendo en el mal llamado de Transportes, que mas parece el de los cargadores porque las zorras las tenían que haber desplazado al de Industria o al de Comercio, y no lo han hecho, al contrario los seguimos teniendo en casa devorándonos uno a uno.

Bien, seguir, seguir viendo a ver si son churras o merinas, que el lobo ha vuelto y además viene muy, pero que muy hambriento.