Huelga de transporte en Italia contra el Gobierno de Renzi

Huelga de transporte en Italia contra el Gobierno de Renzi

Cerca de un 60% de trabajadores del sector de los transportes públicos y privados, según los organizadores, ha secundado este pasado viernes la jornada de huelga, convocada para protestar contra la política laboral del Gobierno y a la que se han sumado también profesionales del sector educativo, sanitario y funcionarial.

El paro fue convocado por la Unión Sindical de Base (USB), Or.S.A. y Cib Unicobas y secundado por el «100% de los trabajadores en la ciudad de Nápoles» o «el 90% en Trento», mientras que en otras ciudades italianas como en Roma, ha contado con un apoyo del 70%», y del 40% en la región de Fiuli, en el Norte de Italia.

En toda Italia, la huelga ha tenido «un seguimiento medio del 60% de los trabajadores del sector del transporte«, según cifras remitidas de USB.

A respaldar esta acción estaban llamados los trabajadores pertenecientes al transporte aéreo, marítimo, ferroviario, urbano -público y privado- y los empleados de la Azienda Nazionale Autonoma delle Strade (ANAS), que gestiona las carreteras del país.

El parón ha comenzado este pasado viernes en torno a las 10:00 hora local, en las principales ciudades del país. En la capital, por ejemplo, comenzaba a las 8.30  y se ha mantenido hasta las 17:00, momento en el que se han retomado los servicios para detenerse nuevamente tres horas después, a las 20:00, cuando se ha reiniciado la huelga que continuó has el fin del día.

También se ha visto afectada Milán, donde se ha detenido el transporte público desde las 8:45 locales hasta las 15:00 locales y desde las 18:00 hasta el final del día.

Ciudades como Bolonia, Nápoles y Palermo también han amparado la huelga, mientras que en Turín ha sido cancelada para garantizar la celebración del Salón gastronómico del Gusto.

Pero el paro no ha sido solo por tierra, sino que también se han sumado empleados del transporte aéreo lo que ha provocado, por ejemplo, que Vueling haya cancelado 38 vuelos que debían partir del aeropuerto romano de Fiumicino.

Asimismo, han sido llamados a la huelga el personal administrativo y a los miembros de las tripulaciones en el sector marítimo.

La huelga se había convocado para mostrar el rechazo a los Presupuestos Generales para 2015 anunciados por el Ejecutivo de Renzi y a su reforma laboral, que facilita el despido para impulsar nuevas contrataciones, según el plan del Gobierno.

Otro de los motivos de la protesta ha sido la defensa del artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, que protege a los profesionales de empresas con más de 15 empleados contra los despidos improcedentes y que el Gobierno pretende modificar.

La huelga también quiere sancionar el bloqueo de la contratación en el sector público y como reacción ante los datos del desempleo en Italia, que está por encima del 12%.

Sin embargo, este paro no ha contado con el apoyo del sindicato mayoritario, la Cgil, que organizó su manifestación contra la reforma laboral de Renzi para el día siguiente, sábado