La patronal de los concesionarios, Faconauto, ha planteado seis medidas clave para que el sector pueda salir cuanto antes de la crisis y salvar el primer semestre del año 2021.

Su presidente, Gerardo Pérez, ha explicado durante el XXX Congreso & Expo, que es preciso agilizar la campaña de vacunación para recuperar la normalidad y con ella, la movilidad.

En este sentido, ha destacado la importancia de los modelos híbridos como «estación intermedia» para poder alcanzar el objetivo de cero emisiones y acelerar la descarbonización.

También ha valorado positivamente los 800 millones de euros comprometidos por el Gobierno en el nuevo Plan Moves, de forma que sea más fácil para el ciudadano acceder a un vehículo eléctrico.

Además de él, para Pérez sería necesario poner en marcha un nuevo Plan Renove con dos cambios sustanciales. El primero sería ampliar a 1.000 euros el incentivo para los motores modernos de gasolina y diésel.

A ello se añade la petición de que sean los concesionarios los que tramiten los expedientes, siempre y cuando se negocie asegurar la liquidez de la red durante el proceso. Esto generaría 100.000 ventas adicionales solamente en 2021.

Renovación del parque

La siguiente propuesta es un plan de achatarramiento no vinculado a la adquisición de un vehículo, que incluya un estímulo para el propietario de cara a la entrega.

Respecto a la fiscalidad, Faconauto propone penalizar de forma urgente la antigüedad del vehículo y eliminar o reducir el IVA de los electrificados.

Pérez ha aprovechado la ocasión para pedir al Gobierno la activación de los 3.750 millones comprometidos en el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción.

Igualmente, ha reclamado al Ministerio de Trabajo que ayude al sector a mantener los 153.000 puestos actuales, lo que exige reconvertir los perfiles físicos a digitales o, como mínimo, mixtos, la adaptación a los tiempos actuales de la formación profesional, y la puesta en marcha de reformas que permitan a los empresarios ayudar a paliar el paro juvenil y el de las personas de más de 50 años.