La ETF ha puesto en marcha entre el 1 y el 4 de septiembre la semana europea de acción contra «las prácticas abusivas» en las entregas de paquetería de comercio electrónico.

Con esta movilización, iniciada originalmente en Alemania, los sindicatos quieren poner fin al uso de falsos autónomos, así como a las condiciones laborales precarias y los bajos salarios.

La federación argumenta que «las prácticas antisindicales y laborales que adoptan los gigantes del comercio electrónico como Amazon» se están extendiendo rápidamente por Europa y señala que cada vez es más común que los operadores del canal on-line subcontraten servicios de entrega con otras empresas o que obliguen a sus trabajadores a trabajar por cuenta propia.

Con estas prácticas, según ETF, «los gigantes del comercio electrónico pueden lavarse las manos ante cualquier abuso que ocurra en su cadena de suministro».

Así mismo, la organización sindical también carga contra el uso de falsos autónomos que, a su juicio, «les permite abstenerse de brindarles a sus trabajadores los beneficios legales, las protecciones y la seguridad social que disfrutan los empleados convencionales», algo que también supone salarios más bajos y que no haya cobertura social.

Ante esta situación, la ETF pedirá una legislación de la Unión Europea que proteja los derechos de los repartidores y afirma que vigila de cerca las condiciones laborales de los repartidores y el sector del comercio electrónico para sacar a la luz las prácticas contra trabajadores, mejorar las condiciones laborales y abordar la precariedad en el empleo.