Los efectos de la crisis sanitaria siguen marcando la evolución del tráfico del puerto de Valencia en la primera mitad de 2020.

Sin embargo, aunque el mes de junio continúa en cifras negativas, los descensos son inferiores a los registrados en mayo, lo que, a juicio de la Autoridad Portuaria de Valencia, podría indicar un cambio de tendencia que parece consolidarse en los registros de la primera quincena de julio.

Así pues, el enclave valenciano ha movido más de 37,3 millones de toneladas de mercancías en la primera mitad de 2020, un 7,87% menos que en 2019.

De igual modo, en el primer semestre se han movilizado 2.511.234 TEUs, que representa un descenso del 9,06%, con caídas parciales de un 6,92% en el movimiento de contenedores llenos, mientras que los contenedores de exportación bajaron un 10,61%, los de importación descendieron un 11,92%, los de tránsito un 3,92% y los vacíos se han dejado un 15,77%.

Por lo que respecta a junio, el recinto ha movido 392.380 TEUs un 10,54% menos que en 2019, aunque en la primera quincena de julio se percibe una cierta recuperación del tráfico de contenedores de importación y exportación tras los mínimos de meses anteriores, especialmente mayo.

Así mismo, el tráfico total de mercancías que ha gestionado la dársena valencian durante el mes de junio ha sumadpo 6.119.096 toneladas, un 7,63% menos que el año pasado.

Por lo que respecta al tráfico ro-ro, en junio se han gestionado más de 46.500 unidades, un 39% anual menos, mientras que en el acumulado del año, la bajada ha sido del 37%.