«La gestión privada de los ferrocarriles españoles presenta criterios empresariales más eficientes que los del sector público». Es la opinión que el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Rafael Aznar, expresó este miércoles durante su exposición en el ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea y en la que no ocultó su preferencia por que la gestión de los ferrocarriles sea privada.

Si se gestiona correctamente, con criterios empresariales, el ferrocarril es útil. Creo mucho en el ferrocarril”, manifestó el máximo responsable del puerto de Valencia, para quien no cabe ninguna duda de que “el ferrocarril alcanzará más cuota si se une al tráfico marítimo”. En su opinión, los puertos “creceremos en zona de influencia si nos apoyamos en el tráfico ferroviario. Lo ferroportuario es lo que hay que hacer”, insistió Aznar durante su intervención.

Respecto a  las informaciones surgidas en los últimos días sobre la posible privatización de los puertos, el presidente del Puerto de Valencia no quiso entrar a valorar esta hipótesis, limitándose a señalar que “Puertos del Estado ya emitió una nota diciendo que no se estaba planteando esta cuestión; yo me atengo a ella”, replicó Aznar para acabar con las conjeturas.

Tercer hilo

En la línea de la cooperación entre ferrocarriles y puertos, Aznar defendió de manera “determinante” la puesta en marcha del tercer carril de ancho europeo para 2015, que sentará las bases del Corredor Mediterráneo que se prevé para 2030.

Asimismo, abogó por “precomercializar” dicha infraestructura para “tener una garantía de llenado” de los vagones. Todos, aseguró, “estamos dispuestos a mantener la tensión para que se acabe realizando el gran corredor, pero el tercer hilo nos da oportunidades para ensayar la comercialización, que es muy importante”, subrayó Aznar.

En su opinión, hoy en día en España,” nadie puede exigir una inversión que no sea productiva. Sería terrible que hubiese una infraestructura y que luego no fuese aplicable”, advirtió ante los invitados del foro.

En cuanto a la conflictividad laboral que se está viviendo en los puertos a cuenta de la estiba y de la paralización por parte de la CECIR del II Acuerdo General de Puertos, Rafael Aznar ha defendido un modelo de negocio basado en la “paz social”, para no ahuyentar a los mercados exteriores y resistir los “embates” de la crisis.

El objetivo, ha dejado claro Aznar, es sencillo, “resistir al embate, a las nuevas exigencias del mercado, racionalizar costes, que no equivale a reducir salarios, e incrementar la productividad”.

Competencia y cooperación 

En cuanto a la competencia entre puertos, el presidente de la dársena valenciana considera que el ministerio de Fomento vala por una “competencia leal interterritorial” entre los puertos del Estado. Y respecto a la competencia entre los puertos del Mediterráneo español, Aznar manifestó que la competencia “es buena” y “jamás tememos a la competencia” cuando es en pie de igualdad, “porque entonces ganamos: somos eficientes, tenemos plan, tenemos programa, tenemos método y estrategia”.

No obstante, el máximo responsable del Puerto de Valencia también defendió la “cooperación” entre las diferentes instalaciones portuarias españolas. Así, explicó que mantiene “conversaciones muy frecuentes” con el puerto de Barcelona, al cual, según dijo, “Valencia más que duplica en volumen de contenedores”, con 4,5 millones de ellos transportados cada año. “No cometamos el pecado de soberbia; cooperando la optimización es posible”, aseguró el presidente del Puerto de Valencia.