Trabajadores en el sector logistico

El número de trabajadores del sector del transporte y el almacenamiento afectados por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), en los cinco primeros meses de 2014, se ha reducido un 51,3% con respecto al mismo periodo de 2013, situándose en 4.028 personas.

Según el avance de datos del Boletín de Estadísticas Laborales (BEL) del Ministerio de Empleo, en el sector transporte y el almacenamiento, 1.115 trabajadores sufrieron una suspensión de contrato, un 69,7% menos que el año anterior, 2.584 un despido colectivo y a 329 se les aplicó una reducción de jornada, mientras que en 2013 se las redujeron a 1.396 personas.

En términos generales, 77.298 trabajadores se han visto afectadas por un ERE en enero y mayo, lo que supone un descenso del 58,3% con respecto a las 185.350 personas que lo sufrieron en los cinco primeros meses de 2013,.

Cataluña ha sido la comunidad autónoma donde los expedientes han afectado a mayor número de personas, con 10.409, siendo en Ceuta y Melilla donde menos, con 17. Es también destacable el hecho de que se hayan producido casi 10.543 expedientes más en mayo que en el registro anterior, en el que se sumaban los datos registrados entre enero y abril.

El transporte terrestre registra el mayor número de despidos

El transporte terrestre y por tubería ha sido el sector que ha experimentado un mayor número de despidos colectivos, con 1.630. Además, las personas afectadas por suspensión de contrato hasta abril fueron 550, mientras que 155 vieron reducida su jornada.

Las actividades anexas al transporte y de almacenamiento también han salido bastante mal paradas. Han sido despedidas 519 personas y se han reducido las jornadas de 62,  además de las 478 de los despidos colectivos.

En cuanto al transporte marítimo y por vías navegables, sigue sin registrar ningún despido, aunque se han realizado 27 reducciones de jornadas. Por otro lado, en el sector aéreo se han quedado sin trabajo 441 personas en despidos colectivos.

De las 166 personas que se han visto afectadas por un ERE en actividades postales y de correos, 85 han reducido su jornada,  mientras que 46 han visto suspender su contrato y a 35 se les ha aplicado un despido colectivo.