Asotrava, Egas, Sintrabi y Uniatramc-UGT reunion Bilbao para pedir moratoria del regimen de modulos

Después de que la semana pasada se aprobara finalmente la eliminación del régimen de módulos en Guipúzcoa, que afectará a cerca de 4.300 transportistas autónomos residentes en el País Vasco, los sindicatos del transportes, en una reunión celebrada en Bilbao el pasado día 18 de enero, Asotrava, Egas, Sintrabi y Uniatramc-UGT han mostrado su indignación por esta decisión, que les podría conllevar la pérdida del 15% de sus ingresos. Por eso, han pedido una moratoria a los representantes políticos para aplicar medidas correctoras antes de realizar la supresión.

A pesar de que entienden y apoyan la lucha contra el fraude fiscal, los sindicalistas creen que su aplicación, «a la ligera» y sin consultar a los sectores afectados por las medidas aprobadas, les «desplaza de la actividad por el agravio comparativo con la competencia de los transportistas de otras comunidades autónomas que lo mantienen», ya que el País Vasco es la única Comunidad en la que se ha eliminado el «régimen de módulos» del IRPF.

De este modo, en función del vehículo y del kilometraje, cada transportista «podría llegar a pagar en la renta de 2014 entre 4.000 y 15.000 euros más que su competencia de otras comunidades, cobrando lo mismo», algo que les puede llevar al abandono de la profesión o a «prácticas de supervivencia, como la ilegalidad, la clandestinidad o la deslocalización«.

Para poder llevar un salario de 18.000 a 20.000 euros al año, los transportistas autónomos, que representan el 80% del sector en el País Vasco, «tenemos que facturar 120.000 euros, es decir, que 100.000 euros se quedan entre todos los agentes económicos que nos rodean«.

Añaden que las variaciones de costes no se pueden repercutir a nadie más, ya que «detrás o debajo de nosotros no hay nadie». Por ello, creen que «todos los agentes económicos actúan en la misma dirección: reducir nuestros ingresos».

Por tanto, los sindicatos declaran que no es extraño que «aguantemos más allá de lo prudente y terminemos por practicar la rotación«. Este sistema consiste en traspasar el vehículo y la tarjeta a otra persona, una vez agotadas las posibilidades económicas. «El sistema funciona porque se sigue prestando el servicio como si nada ocurriera».

Los sindicatos han juzgado el sistema de módulos como «nefasto y desvirtuador de la realidad, porque aleja al usuario del precio real del transporte, pero adictivo. Cuanto más facturas, más margen de beneficio obtienes».

Sin embargo, después de 20 años, este margen «ha sido absorbido por los usuarios» y eliminar los módulos significaría que «el transportista tiene que poner el diferencial, alrededor del 15%, de su economía».

Por todo ello, han pedido una moratoria para el sector del transporte de mercancías por carretera en la eliminación de los módulos, durante la que se deberían aplicar «medidas correctoras para crear las condiciones que permitan su eliminación». 

A este respecto, Asotrava, Egas, Sintrabi y Uniatramc-UGT, ya se han reunido con representantes políticos e instituciones, a los que les han trasladado sus argumentos, «apreciando receptividad y sintonía con nuestros planteamientos». Por ello, confían en que sus reclamaciones «sean atendidas».