La presentación oficial de la nueva Asociación de Transportistas Autónomos del Puerto de Bilbao (ATAP) ya ha provocado las primeras reacciones entre el resto de asociaciones y sindicatos de transportistas autónomos de la dársena vasca. Así, el Sindicato de Transportistas Autónomos de Vizcaya (Sintrabi) ha cargado duramente contra el nuevo sindicato y, de entrada, pone en duda de que represente al  85% de los transportistas de contenedores del Puerto de Bilbao, como asegura ATAP.

Sintrabi denuncia la utilización que de los transportistas autónomos del puerto vasco están haciendo las grandes agencias de transporte, y en concreto las empresas BTL, Cecotrans y Transbidenor. Para  Carmelo González, presidente de Sintrabi, estas tres comercializadoras han creado ATAP “como táctica para enfrentar a unos transportistas con otros y desestabilizar la unidad que debe existir entre los mismos”.

Según ha señalo a cadenadesuministro.es el responsable de Sintrabi, “el nuevo sindicato se ha formado tras las negociaciones a raíz de los últimos paros de los transportistas autónomos de contenedores en defensa del acuerdo de interés profesional que reclamábamos”. González señala que estas tres compañías “se han negado siempre a firmar este acuerdo alegando que existía ya un compromiso verbal, pero es evidente que solo miraban sus intereses”.

Sólo mira sus intereses y acotar el mercado

Sintrabi insiste en que este nuevo sindicato sólo mira los intereses de estas tres comercializadoras dejando al margen a cualquier otro tipo de transporte. Esto hace que “no sólo sea sospechosa frente la CNC, sino que al pretender unirse a estibadores, amarradores, etc, colectivos con intereses ajenos a los de los transportistas y en muchos casos contrapuestos, deja bastante que desear en su supuesta defensa de los intereses del colectivo de transportistas autónomos”.

Además, Sintrabi no pasa por alto que ATAP surge en el mismo momento en que Fenatport, agrupación de transportistas en la que se integra Sintrabi, está trabajando con Puertos del Estadopara dar una regulación y garantías jurídicas al transporte portuario en su conjunto y no a intereses individuales y menos de agencia, las mismas que nos retrasan ilegalmente los cobros o nos hacen trabajar muchas veces por debajo del coste, entre otras prácticas”.

Por todo ello, Sintrabi cree que el nuevo sindicato solo pretende “acotar” el libre mercado,  y echar a las pequeñas empresas/agencias mediante la táctica de “presionar a las navieras para que no les den trabajo, bajo la amenaza de no ponerles el transporte, y así quedarse solo las tres Agencias con el mismo”.

Carmelo González también denuncia que los promotores de ATAP “parece que están abligando al grupo de transportistas que controlan a afiliarse a ella, bajo la amenaza de no darles trabajo«. En definitiva, “una entidad de paja, manipulada por las Agencias,  por y para sus propios intereses de empresa».

En base a ello, Sintrabi anuncia que va a poner el conocimiento de estos hechos en la Unidad de Investigación de la Comisión Nacional de la Competencia, “a fin de velar por la libre contratación y la normalización de la actividad del transporte en el puerto de Bilbao”.