Las cajas de plástico son recogidas tras su vida de servicio, inspeccionadas, lavadas, reparadas si es necesario y distribuidas de nuevo.

El proyecto desarrollará servicios innovadores en la cadena de suministro de frutas y verduras.

Un total de 43 instituciones de once países europeos lanzaron en octubre del año pasado un proyecto para mejorar la cadena de suministro de frutas y verduras en Europa, que ahora se concreta en nuevos pasos con el nombre de Smartchain.

Para los próximos tres años, Smartchain desarrollará servicios innovadores en lo que se refiere a producción, procesos, desarrollo, acceso al mercado, logística, almacenaje y distribución en el ámbito de la producción hortofrutícola con nueve comunidades que trabajarán en Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, los Países Bajos, Serbia, Suiza y España, con el fin de acortar las cadenas de suministro de productos perecederos y, de este modo, primar el consumo de productos locales.

El servicio permitirá desarrollar herramientas de innovación y compartirlas entre los diferentes actores que participan en el proyecto con el fin de extrapolar soluciones que se aplicarán en diferentes ámbitos como el uso de tecnología, gestión empresarial, relación con los clientes, apoyo a la innovación, comunicación al mercado y gestión de proyectos, desde los diferentes puntos de vista que tienen cada uno de los eslabones que intervienen en la cadena de valor de las frutas y verduras.

Para poner en común todas estas experiencias, el proyecto se centra en la colaboración como elemento para fomentar la innovación y el intercambio de experiencias.