Pese a la importante cantidad de medidas que el Gobierno ha ido dictando mientras dura el estado de alarma para facilitar la labor del transporte, todavía persisten algunas normas que dificultan su actividad.

En este sentido, Fenadismer estima «sorprendente» que la Dirección General de Tráfico mantenga la prohibición de que los camiones puedan circular por las carreteras nacionales durante este período excepcional de estado de alarma.

Esta medida afecta a algunas de las vías cruciales para el tráfico de mercancías en el país, como la N-340 que vertebra el corredor mediterráneo, o la N-232 que conecta el País Vasco con La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña.

Así mismo, esta limitación también incluye los desvíos a la AP-68 y AP-7, algo que contrasta con la decisión de la Generalitat de Cataluña, que, desde este miércoles, ha levantado las restricciones a la circulación de camiones que aún quedaban vigentes.

En concreto, una norma autonómica en vigor desde el 1 de abril deja sin efecto las restricciones permanentes establecidas en los tramos de la N-II, N-240 y N-340.

También se eliminan las restricciones que se aplican a las mercancías peligrosas, así como a los transportes especiales y vehículos especiales durante los domingos y festivos, además de las existentes en las N-230 y C-28 en el Valle de Arán.