Aunque las noticias referentes a un acuerdo entre la UE y Reino Unido de cara al Brexit son positivas, aún sigue habiendo muchas cuestiones por resolver. Los sistemas e infraestructuras necesarios para las inspecciones aduaneras en Irlanda del Norte y en el resto del país no estarán listos para el 1 de enero de 2021.

De este modo, y teniendo en cuenta que muchas de las compañías que forman parte de la llamada cadena de suministro no estarán preparadas para los nuevos procedimientos, desde Stena Line han reclamado una fase de implementación tanto para Reino Unido como para la Unión Europea.

La naviera entiende que el gobierno británico adoptará un enfoque pragmático ante las necesidades aduaneras una vez finalizado el periodo de transición. En este sentido, ha decidido retrasar en seis meses la obligación de llevar a cabo controles completos en la mayoría de importaciones.

Esto es algo a valorar, según refieren desde el operador, pues garantizará que no se produzcan retrasos en los puertos británicos. Sin embargo, han querido pedir la misma actitud por parte de la UE, pues ambas partes deberían estar interesadas en priorizar los flujos comerciales por encima de las aduanas y los controles transfronterizos de productos agrícolas.

Las mercancías transportadas cambiarán poco a corto plazo y teniendo en cuenta que Reino Unido adoptará las normas de la UE, no existe demasiado riesgo de cara al 1 de enero. Por tanto, es importante que ambas partes trabajen juntas como han hecho hasta ahora, mientras no estén listos todos los sistemas.

Además, es importante recordar el papel del país como puente entre Irlanda y el resto de la Unión Europea. Las redes de transporte terrestre están orientadas a la distribución en el corredor central de Reino Unido, desde el cual se garantiza el suministro de mercancías también a Irlanda.

Estos centros de distribución procesan las mercancías para sectores como el retail o la parafarmacia y siempre han estado integrados dentro de esta red, por lo que no se puede habilitar de repente una ruta directa eliminando una parte fundamental de la conexión.