Stena Scandinavica asistido por Inteligencia Artificial

Los resultados del proyecto piloto muestran una reducción de entre el 2% y el 3% en cada trayecto.

Uno de los mayores gastos en que incurren las navieras corresponde al combustible, que representa aproximadamente el 20% de sus costes. Para Stena Line, reducir el consumo ha sido siempre uno de sus principales objetivos y por ello pretende lograr una disminución, tanto del combustible como del CO2 emitido, del 2,5% anual.

La Inteligencia Artificial ha demostrado ser una de las mejores soluciones para conseguirlo. En 2018, la naviera inició un proyecto piloto a bordo del Scandinavica en la ruta entre Gotemburgo y Kiel, en el que se utilizaba esta tecnología para garantizar un consumo eficiente durante la navegación.

Los resultados muestran una reducción de entre el 2% y el 3% en cada trayecto, por lo que el software piloto Stena Fuel será instalado en cinco embarcaciones más durante el otoño, con la idea de que los 37 buques de la flota operen con este sistema en 2020.

Para su implementación, la naviera cuenta con un equipo muy bien preparado, en el que se incluyen desarrolladores de software y científicos de datos, así como el capitán y la propia tripulación. Además, de cara a 2021 espera poder aplicar la Inteligencia Artificial en todas sus divisiones, reduciendo así su huella de carbono.