Invertir en logística interna o apostar por externalizar los procesos en un operador especializado sigue siendo una de las principales cuestiones que se plantean de forma recurrente en las compañías de cualquier sector.

Según se ha puesto de manifiesto en el III Encuentro Logístico que la patronal UNO ha organizado este martes 25 de octubre en Madrid, en el sector textil, esta disyuntiva se agudiza, sobre todo en aquellas empresas que quieren ofrecer un plus de calidad en el producto como valor añadido para competir con los principales gigantes de la moda.

La rapidez y fiabilidad en las entregas, la “obligatoriedad” de posicionarse en el comercio on-line o la capacidad de respuesta ante picos de demanda son algunos de los requisitos que se le exige a cualquier compañía.

En la moda, las “pequeñas” empresas cuentan con desafíos añadidos. En primer lugar, compiten con compañías que disponen de una gran estructura logística, las cuales, además, tienen modelos de negocio exitosos que no se parecen en nada entre sí. De este modo, si la “fórmula secreta” no existe en la logística de grandes empresas, menos aún puede establecerse para compañías de menor tamaño.

Así se ha puesto de manifiesto en las experiencias que han trasladado los directivos de logística de las empresas de moda presentes en el acto de UNO.

La subcontratación parece ser inevitable

Evitar el desembolso de grandes inversiones a corto plazo se establece como la principal ventaja que trae consigo la subcontratación de operaciones logísticas. Además, la propia naturaleza de las empresas obligan a externalizar algunas operaciones. Así, para una empresa como Ecoalf, que cuenta con tres almacenes en China, Hong Kong y Estados Unidos, asumir su gestión internamente sería impensable.

En este contexto, otras empresas tienen subcontratadas operaciones específicas pero apuestan por la logística interna donde consideran que pueden hacerlo mejor que un operador. Es el caso de Neck&Neck, que tiene externalizadas las labores de almacenamiento en los países extranjeros y el transporte de larga distancia en España, pero que gestiona de forma interna el almacenamiento en este país.

En la misma línea, El Ganso apuesta por una logística interna pero ayudada en ocasiones por un operador externo especializado en el sector textil. No sólo la diferencia de costes marca la elección. Contar con una logística interna permite a la empresa de moda disponer de una plantilla y unos procesos preparados y diseñados para su tipo de producto y cliente.

Mesa redonda Logistica y Moda en el III Encuentro Logistico de UNO

Mesa redonda ‘Logística y Moda’ en el III Encuentro Logístico de UNO.

Y es que, aunque los operadores están mejorando en la logística textil, a estos se les ha achacado tradicionalmente, por parte de las empresas de moda, una falta de cuidado y especialización en este sector, cuestión que se presenta como una importante traba para los operadores a la hora de entrar en este mercado. 

La logística inversa es el gran desafío del textil

Por otra parte, la cantidad de devoluciones de prendas, sobre todo de las que se adquieren a través de Internet, es mucho mayor que la de otro productos.

La logística inversa cobra de este modo una especial relevancia en el sector textil, y lo cierto es que las compañías más pequeñas no parecen estar muy seguras de cómo hacerle frente para minimizar los costes que esta genera.