Evolución del precio del gasóleo en Europa semana 37 de 2015El precio del gasóleo ha aumentado en España durante la trigésimo séptima semana de 2015, tercera de septiembre, un 0,37% con respecto a la semana anterior, hasta establecerse en la media de los surtidores españoles a 1,085 euros.

De este modo, el gasóleo sube por segunda semana consecutiva después de tres meses de descensos, experimentados desde finales de mayo hasta finales de agosto. No obstante, aunque se aleja del mínimo anual de 1,053 euros, este carburante sigue siendo un 1,5% más barato que a comienzos del año.

Por su parte, la gasolina ha experimentado un aumento del 0,08% en el precio medio de los surtidores españoles durante la última semana, hasta situarse en 1,194 euros, un 3,8% más que a principios de 2015 tras experimentar también una subida por segunda semana consecutiva.

El repunte en los precios de los carburantes en España se produce en un mes en el que el Barril de Brent, de referencia en Europa, parece haberse estabilizado entre los 48 y 50 dólares, cotizando actualmente a 49,15 dólares, después de un agosto en que llegó a descender hasta los 42 dólares. Por su parte, el Texas ‘sweet light’ cotiza a 46,56 dólares.

Precios en Europa

El precio de los carburantes sigue siendo menor en España con respecto a la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasóleo se sitúa en 1,192 euros y en 1,160 euros en la zona euro. Por su parte, el litro de gasolina alcanza los 1,369 euros de media en la UE de los 28 y los 1,373 euros en la eurozona.

Así, el precio del gasóleo se ha estabilizado en la mayor parte de los países miembros de la UE durante esta última semana. El país europeo con el menor precio en el gasóleo de automoción es Luxemburgo, con 0,996 euros por litro, mientras que el gasóleo más caro se encuentra en el Reino Unido, a 1,499 euros.

En otros países próximos también es mayor el precio de este carburante con respecto a España, es el caso de Alemania, con 1,145 euros, Italia, con 1,369 euros, Francia, con 1,114 euros, y Portugal, en 1,165 euros

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.