La falta de una estructura empresarial de mayor tamaño impide a las empresas de transporte ganar competitividad en un mercado que se juega a escala europea, e incluso global.

Marcos Basante, presidente de la Astic, y Antonio Garamendi, presidente de CEOE, han analizado en un reciente encuentro posibles medidas para que permitan superar la «preocupante atomización» del sector.

Así mismo, a juicio de ambos empresarios, la falta de un tamaño medio de empresas asimilable al de los países más competitivos de la UE será imposible superar otros retos de gran importancia para el sector.

Entre ellos se encuentran la sostenibilidad ambiental y económica para la renovación de flotas, una mayor integración laboral de la mujer en el sector y la adecuada formación del personal.

En opinión del presidente de Astic, «no puede ser que el sector en España se base en la existencia decenas de miles de microempresas constituidas por tres vehículos de media«.

Esta situación lleva, a su juicio, «a una preocupante falta de equilibrio en los procesos de negociación con proveedores y clientes y que tiene un reflejo poco equiparable con los países europeos de nuestro entorno, debido a la existencia de más de 50 convenios colectivos; sumado a la pérdida de fuerza en las negociaciones ante las Administraciones”.