La demanda de vehículos de gas se está consolidando como la opción más económica y ecológica para el transporte profesional. La reducción de hasta un 15% de las emisiones de CO2, que pueden llegar a un 90% en el caso del biometano, el precio del combustible, la autonomía de los vehículos y los tiempos de repostaje, están siendo clave para impulsar el aumento de este tipo de vehículos.

El grupo asturiano Hijos de Luis Rodríguez, propietario de Supermercados Masymas, mantiene una fuerte apuesta por el transporte sostenible y la reducción de la huella de carbono. Por eso, recientemente ha incorporado a su flota cinco unidades a GNL de Scania, que cuentan con un motor de 340 CV y un depósito de 550 litros con capacidad para 200 kg de GNL.

Pertenecen a la serie P y ofrecen una autonomía de entre 600 y 800 km, con unas cabinas bajas y una escalera de acceso que permite subir y bajar con facilidad en un servicio de muchas paradas. Los vehículos, adquiridos en dos fases, montan caja isoterma, equipo de frío y puerta elevadora. 

La operación incluye contrato Plus de reparación y mantenimiento, con una duración de ocho años. Asimismo, los camiones van acompañados de un paquete FMS control 10, para realizar el seguimiento de la flota las 24 horas, comunicarse con los conductores con un servicio de mensajería instantánea, y generar informes.

Con estas unidades, el operador ya cuenta con un tercio de su flota compuesto por camiones propulsados por GNL, que dan servicio a sus más de 100 establecimientos repartidos por distintas provincias de la península.