Sudáfrica detiene la exportación de naranjas a Europa a las puertas de su campaña de exportación

Sudáfrica detiene voluntariamente la exportación de naranjas a Europa, uno de sus principales mercados exteriores, a las puertas de su campaña de exportación, desde este 16 de septiembre.

Jueves, 08/09/2022 por CdS

Además de los problemas con las naranjas surafricanas se suma las malas previsiones para la cosecha en España.

A un mes de iniciar la campaña de exportación, los productores sudafricanos de cítricos han decidido paralizar voluntariamente la salida de naranjas hacia los mercados de la Unión Europea desde este 16 de septiembre.

Detrás de esta decisión se encuentra un hongo que ha afectado a la producción de este cítrico y, ante el riesgo que supone de que los cargamentos con destino al continente europeo no superen los controles sanitarios, se ha decidido paralizar la exportación después de que se registrara una decena de incumplimientos.

De hecho, los productores de cítricos sudafricanos aseguran que hasta 1.350 contenedores con estas frutas han estado bloqueados durante semanas en puertos europeos, generando cuantiosas pérdidas para los agricultores.

En este mismo sentido, el sector agrícola del país africano se queja de la dureza de los controles fitosanitarios de la Unión Europea y estima que los tratamientos de frío que estipula la regulación comunitaria no tienen base científica.

Sin embargo, otros cítricos como mandarinas o limones no se verán afectadas por esta medida.

Según las previsiones de los productores sudafricanos, hasta ahora se han producido 138 millones de cajas de fruta de quince kilos cada una para exportar a mercados clave en todo el mundo. A este respecto, se estima que se enviarán al exterior 167,2 millones de cajas de cítricos para toda esta campaña, 3,3 millones de cajas menos de lo previsto al inicio de la temporada.

Sudáfrica es, tras España, el segundo mayor productor mundial de naranjas. Así mismo, la Unión Europea es el principal mercado exterior para la producción de cítricos del país africano.

La situación podría provocar falta de producto en los mercados europeos, con el consiguiente aumento de precios, toda vez que la cosecha española de esta fruta también se espera que esté por debajo de la media de un año normal.