Una vez que los agentes sociales del transporte de mercancías por carretera de la provincia de Valencia ya han alcanzado un acuerdo, las partes han firmado el nuevo convenio colectivo.

El acuerdo estará en vigor, de forma retroactiva desde el pasado 2019, y hasta finales de 2022.

A juicio de la patronal valenciana FVET, el convenio supone “importantes avances en aspectos fundamentales como la mayor flexibilidad en materia de jornada para el trabajo en sábados de los trabajadores no conductores, o la incorporación de la regulación de la subrogación para las actividades desarrolladas en las instalaciones de la empresa contratante”.

Sin embargo, una de las principales novedades del nuevo convenio se centra en los controles de alcohol y drogas a los que estarán obligados a someterse los conductores sin necesidad de que sean avisados con antelación, siempre que se produzcan en determinados períodos bimensuales elegidos por el empresario a lo largo del año.

De igual modo, según la asociación empresarial valenciana, también es crucial para el sector la contención salarial, con un acuerdo de revisión promedio del 2% para los cuatro años de vigencia del Convenio que se sitúa por debajo del pacto interconfederal suscrito por la CEOE y los propios sindicatos.

Así mismo, el mantenimiento de la jornada laboral es otro aspecto trascendental en relación con la sostenibilidad de la estructura de costes de las empresas de transporte.